Cómo los Alimentos Fermentados Mejoran Nuestra Salud…

Alimentos-fermentados

La dieta moderna se caracteriza en gran parte por una desmedida fobia hacia las bacterias. Por un lado eso es algo bueno ya que la esterilización ha salvado muchas vidas desde que se convirtió en una práctica común en la industria alimenticia, pero un número creciente de personas y expertos en la salud piensa que esto ha ido demasiado lejos. Nuestra preocupación cultural con la esterilización total ha resultado en la pérdida de muchas de las bacterias benéficas en nuestra dieta – aquellos extremadamente saludables probióticos que los seres humanos necesitamos en nuestro tracto digestivo para ayudarnos a luchar contra enfermedades y especialmente para ayudarnos a contrarrestar los efectos negativos del comer demasiada azúcar y tantos carbohidratos refinados.

Hay otras culturas que han descifrado esta parte del rompecabezas alimentario mucho mejor que nosotros. Desde los tiempos ancestrales de la antigua Grecia, alrededor del año 400 A.C existen frases atribuidas a Hipócrates que nos permiten echar un pequeño vistazo hacia la antigua sabiduría que al parecer se ha ido perdiendo con el avance de la civilización y el crecimiento del establecimiento industrial en la comida. Frases como “La mala digestión es la raíz de todos los males.”

Claramente Hipócrates entendía la importancia de mantener nuestro tracto digestivo saludable y balanceado y las implicaciones tan extensas que éste tiene sobre la salud de todo nuestro cuerpo. Los romanos, por ejemplo, comían pan de lenta fermentación y pescado fermentado. Esto sin mencionar que el vino y la cerveza han sido fermentados a partir de la cebada y la uva por más de 8,000 años.

pan

Hoy por hoy, casi todas las culturas gastronómicas del mundo, excepto la norteamericana, continúan consumiendo comidas fermentadas. El Kimchi, natto, salsas de pescado y soya son populares en Asia. Los europeos preparan el sauerkraut y pescado fermentado. El medio oriente consume kéfir y varios tipos de conservas fermentadas. Los norteamericanos solían también fermentar conservas y sauerkraut de la manera tradicional, utilizando sal y lactobacilos, pero hoy en día casi todos son procesados industrialmente utilizando vinagre.

¿Por qué los alimentos fermentados son tan buenos para nosotros?

La fermentación puede hacer que los alimentos difíciles de digerir seas más asimilables por nuestro cuerpo. Para las personas con intolerancia al trigo (específicamente al glúten), una masa fermentada lentamente es mucho mejor porque las lectinas y el glúten son parcialmente digeridas por la fermentación. En los alimentos lácteos, la fermentación se encarga de digerir la lactosa y reduce la cantidad de carbohidratos a la mitad (siempre y cuando estés consumiendo yogurt real y no la versión comercial que ha sido pasteurizado mediante altas temperaturas).

Los alimentos fermentados también introducen probióticos muy útiles a nuestro sistema digestivo. Éstos pueden fortalecernuestro sistema inmunológico, protegernos contra el cáncer de colon, ayudar con la intolerancia a la lactosa y la diarrea por rotavirus. Nos ayuda a reducir caries, prevenir el sríndrome de intestino irritable, promover una piel saludable, incrementar nuestra energía y el balance hormonal, reducir la posibilidad de contraer infecciones y mejorar la digestión en general, entre muchos otros beneficios. Si eres nueva(o) al mundo de la fermentación aquí te presentamos algunas buenas ideas para comenzar:

Kimchi: Hecho a partir de repollo chino combinado con cebollitas de cambray y nabo blanco, su sabor es altamente dictivo y perfecto para ponerlo sobre una cama de arroz, combinarlo con sopas, con tallarines de arroz o huevos en el desayuno. Una vez que lo pruebes se convertirá en uno de tus platillos favoritos. Espera la receta la siguiente semana.

kimchi

Pulque: Esta es una bebida con una tradición milenaria desde tiempos prehispánicos. Se logra fermentando el aguamiel del maguey. Es una bebida deliciosa, con un suave nivel de efervescencia y un alto nivel nutricional por contener gran cantidad de microorganismos vivos muy benéficos para nuestra salud. Puedes encontrarlo en nuestras tiendas Villa de Patos.

Pulque

Sauerkraut: La versión real de este platillo es ligeramente picante y crujiente. No suave y flácido como algunas versiones que puedes encontrar en los supermercados. Es también muy fácil de hacer en casa, requiriendo nada más que repollo, sal y un contenedor grande en el cual prepararlo.

sauerkraut

Miso: Esta es un tipo de mezcla pastosa que es deliciosa cuando se combina con un caldo o sopa caliente con tofu, vegetales o simplemente mezclado con aderezos de ensaladas. Está lleno de minerales y microorganismos benéficos para la salud.

miso

Yogurt: Este es un alimento clásico en nuestras dietas pero la versión comercial que conocemos carece casi por completo de los microorganismos encargados de llevar a cabo la fermentación y que tendrían un gran impacto benéfico en nuestro sistema digestivo. Esto es debido a que son procesados a altas temperaturas. El yogurt Villa de Patos es hecho artesanalmente y procesado siempre a bajas temperaturas, con lo cual las bacterias encargadas de la fermentación permanecen vivas, incrementando así su valor nutricional y su impacto benéfico en nuestra salud digestiva.

yogurt

Espera la siguiente semana una deliciosa receta para preparar Kimchi y déjanos tus comentarios abajo.

Compártenos Tus Comentarios!