8 Tips para Ser un Mejor Cocinero

ser un mejor cocinero

Son las cosas pequeñas que pueden llevar a un platillo de lo ordinario a lo extraordinario.

El saber cómo hacer hermosas creaciones culinarias de nombres exóticos podrían parecernos el epítome del éxito culinario pero en realidad es mucho más útil el dominar las cosas pequeñas que te ayudan a llevar a un platillo común hacia algo extraordinario. Pon en práctica los siguientes tips para hacer de tus comidas caseras algo que haga a tu familia salivar.

Usa Hierbas y Especias

Hay un mundo de sabores que van mucho más allá de la sal y la pimienta. Trata de usar especias para lograr un sabor más étnico, como curry y cilantro para un toque más de la india, albahaca y orégano para un toque italiano, comino y chiles para acentuar lo mexicano, canela y azafrán para un sabor más norafricano. Las hierbas frescas añaden textura, sabor y color a tus ensaladas, sopas, wraps, marinados y salsas, mientras que una pizca de hierbas secas pueden realzar el sabor de cualquier platillo. No sientas miedo de usar mayores cantidades de hierbas de las que vienen en las recetas.

Aprende a Tostar

El tostar nueces y semillas es una excelente manera para acentuar el sabor de cualquier platillo. Hace que los aceites fluyan, otorgándoles un sabor más profundo y haciéndolos más crujientes. Tuesta sobre un comal de hierro forjado  a fuego medio, revolviendo y agitando hasta que el aroma emanado sea más fuerte y comiencen a tornarse doradas. (Puedes hacerlo también en el horno pero requiere de mayor atención). Usa nueces y semillas tostadas al hornear, en ensaladas, pesto, estofados y como decoración.

Muele tu Propia Pimienta

Si no tienes un Molino de pimiento tienes que adquirir uno de inmediato. Es quizás el intensificador de sabores más transformativo que te encontrarás en la cocina. Pimienta molida comprada simplemente no es lo mismo. Además es común que la pimienta molida que adquieres comercialmente venga combinada con otras especias o incluso tenga moho.

Raya tu Propio Queso

El queso rayado comercial es muy fácil de encontrar, además de conveniente pero en ocasiones no derrite tan bien ya que por lo general los procesan con una capa de almidón para evitar el amasamiento en la bolsa. Ráyalo en casa (es además una tarea idónea para que tus niños te ayuden) para un queso mejor derretido y de sabor más fresco.

Utiliza Caldos en Lugar de Agua

Siempre ten a la mano un par de litros de caldo. Puede ser de verduras, pollo, res, pescado o lo que prefieras. Úsalo para cocinar sopas, salsas, risotto, guisados, etc. La mayoría de estos platillos pueden hacerse con agua pero la diferencia en sabor que se obtiene al utilizar caldo es enorme.

Utiliza un Muy Buen Cuchillo

Una vez que comienzas a utilizar un buen cuchillo de chef nunca querrás volver a utilizar un cuchillo comercial jamás. Cuando eres capaz de picar verduras fácil y perfectamente esto hace de la tarea de cocinar algo mucho más placentero. Te sentirás mucho más inclinada a utilizar esos vegetales de consistencia más duras como el betabel que tienes olvidado en tu refrigerador o a picar un poco de extra ajo para añadir aún más sabor a tus platillos. Definitivamente hace la cocina menos intimidante.

Con un buen cuchillo ya no necesitarás de extra aditamentos como el exprimidor de ajos, mandolinas, etc. Cuida de tu cuchillo y te dará muchas satisfacciones por años!

Prepara por Adelantado

Lee la receta de principio a fin. Tómate el tiempo de juntar y preparar todos los ingredientes antes de comenzar a cocinar. El entrar en pánico al momento de picar una zanahoria mientras tienes las cebollas en la estufa puede arruinar tu platillo al mismo tiempo que hace de la experiencia de cocinar algo estresante. Vale la pena el picar todo por adelantado, particularmente si la receta requiere de poco tiempo para prepararse.

Para llevar este consejo un paso  más allá prepara el menú de la semana por adelantado. Esto hará que las ideas lleguen más fácilmente.

Mide Cantidades Adecuadamente

Muchas cocineras que han adquirido una báscula digital no pueden imaginarse su vida sin ella una vez que se han acostumbrado a usarla. Simplemente hace del cocinar y del hornear algo más sencillo y disfrutable. Los resultados que obtendrás serán más predecibles y es mucho más fácil el duplicar o triplicar cantidades sin cambiar el resultado final.

Como nota adicional, el tener un termómetro para medir la temperatura de la carne o de tu pan casero es muy útil. De esta manera dejas de adivinar ya que te dice exactamente cuál es la temperatura interna de tus alimentos, algo que por lo general encontrarás en las recetas.

Compártenos Tus Comentarios!